Type to search

Médicos franceses advirtieron que los hospitales de París están a punto de colapsar por el COVID-19: “Nos veremos obligados a clasificar a los pacientes”

Share

Profesionales de cuidados intensivos publicaron una solicitada en la que exigen más medidas gubernamentales. “Este triaje afectará a todos, con y sin coronavirus, en particular para el acceso de los pacientes adultos a los cuidados críticos”

Personal médico atienden a un paciente en la unidad de cuidados intensivos destinada al tratamiento de la COVID-19 del hospital de Melun-Sénart, cerca de París, Francia, el 8 de marzo de 2021. REUTERS/Benoit Tessier

Los médicos de cuidados intensivos de París afirman que el aumento de las infecciones por coronavirus podría desbordar pronto su capacidad para atender a los enfermos en los hospitales de la capital francesa, obligándoles posiblemente a elegir a los pacientes que pueden atender.

La advertencia se hizo pública el domingo en una opinión firmada por 41 médicos de la región de París. Publicada por el periódico Le Journal du Dimanche, se produce en un momento en el que el presidente francés Emmanuel Macron ha defendido enérgicamente su decisión de no volver a cerrar completamente Francia como hizo el año pasado. Desde enero, el gobierno de Macron ha impuesto un toque de queda nocturno en todo el país y ha seguido con una serie de restricciones.

Pero con el aumento de las infecciones y la escasez de camas de cuidados intensivos en los hospitales, los médicos han aumentado la presión para un cierre total de Francia.

Los médicos de la región de París que escribieron en Le Journal du Dimanche dijeron: “Nunca hemos conocido una situación semejante, ni siquiera durante los peores atentados (terroristas)” que han tenido como objetivo la capital francesa, especialmente los ataques de los extremistas del Estado Islámico en 2015, que mataron a 130 personas y llenaron las salas de urgencias de París de heridos.

Los médicos predijeron que las nuevas restricciones más suaves impuestas este mes en París y en algunas otras regiones no permitirán controlar rápidamente el repunte de la epidemia. Advirtieron que los recursos de los hospitales no podrán seguir el ritmo de las necesidades, lo que los obligará a practicar una “medicina de catástrofe” en las próximas semanas, cuando los casos alcancen su punto máximo.

“Ya sabemos que nuestra capacidad de ofrecer atención se verá desbordada”, escribieron. “Nos veremos obligados a clasificar a los pacientes para salvar el mayor número de vidas posible. Este triaje afectará a todos los pacientes, con y sin COVID, en particular para el acceso de los pacientes adultos a los cuidados críticos.”

La Clínica de l'Estree - Hospital privado ELSAN en Stains, cerca de París

La Clínica de l’Estree – Hospital privado ELSAN en Stains, cerca de París

Macron sigue insistiendo en que no encerrar a Francia de nuevo este año, como algunos otros países europeos, fue acertado, incluso cuando más de 2.000 muertes por semana empujan al país cada vez más cerca del hito de 100.000 personas perdidas por la pandemia. El país cuenta ahora con más de 94.400 muertos. “Hicimos bien en no aplicar un bloqueo en Francia a finales de enero porque no tuvimos la explosión de casos que todos los modelos preveían”, dijo Macron la semana pasada. “No habrá un mea culpa por mi parte. No tengo remordimientos y no reconoceré el fracaso”.

La pandemia se ha agravado en las últimas semanas en Francia, que lleva varias jornadas por encima de los 40.000 contagios diarios. Sobre todo, la situación hospitalaria es especialmente grave en varias regiones, con las cifras de enfermos en cuidados intensivos a un nivel similar al de la segunda ola de noviembre en la de París y al de la primera ola en la de Gran Norte.

La estrategia del Gobierno pasa por intentar evitar un tercer confinamiento general (como los de marzo y octubre del año pasado) y apuesta por restricciones en departamentos y regiones, a la vez que se intenta potenciar al máximo la campaña de vacunación. Esta carrera se ve apoyada por el fuerte aumento de la llegada de vacunas a partir de la semana entrante, con unos tres millones de dosis semanales, que pasarán a cuatro millones a finales de abril o comienzos de mayo.

El objetivo es vacunar a 30 millones de personas para mediados o finales de junio, sobre una población total de 67 millones, y para entonces se habrá abierto la vacunación a las personas sanas de menos de 55 años, predice Macron. Sin embargo, reconoce el mandatario que su gestión tiene ante sí el reto de “convencer a un máximo de personas” para que se vacunen, y cree que tiene un argumento irrefutable: la vacuna “es la respuesta” al hartazgo de la población.

Infobae Con información de AP, AFP y EFE

1 Comment

  1. zovrelioptor septiembre 21, 2021

    Pretty! This was a really wonderful post. Thank you for your provided information.

    Responder

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *